Polución, alergias, polen y patologías urbanas

¿Existen las patologías urbanas?

Vivir en una ciudad tienes muchas ventajas pero a veces olvidamos que también existe un precio a pagar (y no me refiero al de la vivienda 🙂 ) me refiero a enfermedades derivadas directa o indirectamente al ser un urbanitas de a pie. Son muchos los agentes externos que son perjudiciales para nuestra salud y bienestar. En este caso trataremos un problema en auge:

las alergias, enfermedad autoinmune

Estas suelen ser más frecuentes en primavera ya que hay muchas especies que polinizan, sobre todo son las alergias a gramíneas y al polen de olivo. Aprovechando la buena temperatura la gente sale mucho al aire libre a practicar deporte, a hacer más vida de ocio y relación social, por lo tanto, tienen más tendencia a exponerse a los agentes ambientales, no solamente a pólenes, sino a las radiaciones ultravioletas del sol, de hecho el sol, motivado por el cambio climático, aparte de otros factores, hace que los pacientes se hayan vuelto en los últimos años más sensibles a este tipo de agentes.

patologias urbanas atasco

La urticaria colinérgica

Aparte de la urticaria solar, aprovechando que la gente sale más de sus casas, existe otro tipo de urticaria muy conocida que se denomina urticaria colinérgica. Esta enfermedad puede producirse o bien por ejercicio físico, bien por una ducha caliente, por alimentos picantes, alimentos muy calientes, tensión emocional – lo que es el estrés – , y es muy característica. Es una urticaria que tiene unas lesiones muy diferenciadoras del resto de urticarias porque las ronchas o habones no son típicas de medio centímetro o más, son típicamente menor de tres milímetros, tiene aspecto de huevo frito, se llama lesiones en huevo frito, de hecho, se distribuyen por todo el cuerpo, aparecen pronto y desaparecen espontáneamente. La urticaria colinérgica es la que se provoca por el sudor, sudor provocado por calor, la base patogénica es por calor, y la urticaria solar es por los rayos solares. Tanto la urticaria solar como la urticaria colinérgica pueden prevenirse: el primer tipo, la urticaria solar, se puede prevenir de dos maneras: uno, minimizando la exposición solar, a veces es imposible en la época de primavera de la que estamos hablando, por lo cual se pueden utilizar protectores solares de máxima protección. También se puede ayudar tomando un antihistamínico de segunda generación antes de la exposición, entre media hora y una hora antes de la exposición a la salida solar. La urticaria colinérgica se puede prevenir, hay varios fármacos que se pueden utilizar, con un antihistamínico de segunda generación previo a la exposición al deporte se puede prevenir, en cierta medida.

Los antihistamínicos: ¿Solución o paliativo?

Cuando aparecen los síntomas de la alergia una de las opciones para aliviarlos son los antihistamínicos orales como por ejemplo la cetirizina o la loratadina algunos pueden adquirirse sin receta (Reactine, Clarityne,…) Sin embargo es necesario que sepas cuándo, cómo y quién no puede tomarlos. El efecto de la mayoría de los antihistamínicos es de 24 horas por ello la dosis y se limita a una sola toma al día.

Para combatir de un modo más eficaz los síntomas te recomendamos lo tomes de dos a cuatro horas antes de la exposición al alérgeno es decir cuando los síntomas son más fuertes para tratar los síntomas de la alergia puedes combinar los medicamentos para la alergia con un espray nasal para aliviar la congestión y también con un colirio para tratar los síntomas oculares el lavado nasal con una solución salina estéril puede ayudarte aliviar la congestión nasal y a eliminar los alérgenos acumulados. El uso de estos lavados en las fosas nasales están contraindicados en personas que padecen glaucoma, hipertensión y problemas cardíacos, así como durante el embarazo o la lactancia en cambio algunos pueden tomarse, Lo mejor y lo que te recomendamos es que consultes a tu médico o farmacéutico.

La contaminación y la alergia

Es importante reflexionar acerca del papel de la polución de por ejemplo, los coches diésel o los pesticidas, cuyos gases forman agentes muy estresores para las plantas, éstas responden a este aumento de la polución con una mayor producción de polen con lo cual, esta patología urbana forma una unión que se ve retroalimentada; sin olvidar que la polinización no se adhiere a un periodo sino que las plantas, por los motivos expuestos, tienden a ampliar el periodo de producción de polen. En este estudio de Biomédica 2010;30:15-22 se aprecia la relación entre estresores y síntomas o patologías como el asma, la bronquitis, la amigdalitis, otitis o sinusitis.

Habrá que esperar a los coches eléctricos para que la contaminación baje, las plantas vuelvan a su ciclo normal de formación de polen y al final, seamos menos los alérgicos y menos también los síntomas de ésta.

Y cómo no, sobre este tema queda casi de obligado visionado el gran trabajo de Documentos TV estudiando en este documental las relaciones que se están estableciendo entre la contaminación y nuestra salud.